La relactación es el procedimiento mediante el cual una madre consigue recuperar su producción de leche después de que ésta haya disminuido total o parcialmente y pasar de lactancia artificial o mixta a lactancia materna exclusiva.

Antes de iniciar una relactación debemos valorar la cantidad total de leche que toma el bebé en 24 horas, si no lo tenemos claro o las cantidades día a día son muy discordantes podemos apuntarlas durante un par de días y hacer la media aproximada, de esta manera sabremos que cantidad de leche toma el bebé.

Si la cantidad total no supera los 140ml aproximadamente, podemos hacer una relactación directa. Es decir, esperar al fin de semana, encerrarse con el bebé en casa, eliminar los suplementos para ofrecer solamente pecho al bebé.

Si la cantidad de leche artificial es superior a 140ml habrá que eliminar los biberones poco a poco.

La madre tendrá que empezar a estimular el pecho con el sacaleches siendo mejor una  extracción breve y varias veces al día, que una única estimulación diaria de muy larga duración. Por ejemplo un metodo sería la extracción poderosa, donde estimulariamos cada pecho alternado entre ellos durante 7,5,3 minutos cada 3 horas durante el dia y cada cuatro durante la noche.

Siempre realizar la extracción en un sitio cómodo y lo mas relajada posible.Cuando se va consiguiendo más leche, aumentamos el tiempo de extracción.

EL  BEBÉ

Cuando el bebé no acepta mamar el proceso de relactación se puede complicar. En estos casos es recomendable acudir a una asesora para valorar las causas por las que el bebé no quiere mamar y puede ofrecer opciones adecuadas para intentar que acepte mamar. Hayq eu reenamorarlo del pecho

Si el bebé quiere mamar,perfecto, debemos ofrecerle el pecho cada dos horas de día, cada tres de noche, o cada vez que el bebé muestre interés.

La leche extraída se la podemos suplementar a través del método jeringa-dedo, vasito o el relactor.

Debemos vigilar el agarre y pposición del bebé al pecho para conseguir una succión efectiva y evitar problemas en la madre, tales como grietas, dolor..etc

Paralelamente es necesario ir reduciendo la cantidad de leche artificial que se ofrece al bebé.

Un patrón común es sólo amamantar las primeras horas del día y por la noche cuando los pechos se notan más blandos y los bebés parecen más demandantes ofrecer el suplemento.

Continuar con la cantidad reducida de la leche artificial durante unos días.

Si el bebé muestra signos de hambre continuamos SIN reducir el suplemento artificial y continuar con la misma cantidad una semana más.

EL RELACTADOR

Es un recipiente que contiene la leche (de fórmula o materna), del que sale una sonda que se dirige al pezón de la madre.

 

De esta forma, a la vez que el bebé succiona del pecho, va tomando la leche del relactador a través de la sonda.